Quienes me honran con su visita

Letras que son porción de vida,- en ellas, vivimos colores, sabores, y todas sus fragancias,- la vida al igual que un fruto, nos regala sus entrañas dulces, como también en algún mordisco nos demuestra que puede ser amarga.

jueves, 14 de abril de 2011

Candidatos a alimentar Candidatos


Más que una sociedad madura yo diría que veo a una sociedad mustia, que dejó morir tradiciones, que olvidó principios elementales, que se dejó convencer en el mejor de los casos en aras del interés nacional, cuando solamente se trata del interés personal,… de quienes están muy lejos de poder demostrar que saben de patria.

Candidatos al poder,… a poder llenarse los bolsillos; candidatos a figurar en algún registro espurio como buenos gerentes en manipulación, pero en intereses que no se corresponden con los genuinos del pueblo; seguramente después de tanto castigo dirigido y lavados de cabeza, se pueda justificar la disociación.

Nunca estarán ausente aquellos de relajada moral, que sumados, quienes no entienden y, no les importa entender, están siempre dispuestos a ofrecer su voluntad al mejor postor, esto ya lo sabemos, pero de allí… el propiciarlos siempre será una infamia.

Esto nos está demostrando el retorno a un pasado cuasi primitivo, del que no se podrá salir con facilidad.

Cuando el estado de situación conmina a pensar con el estómago, indirectamente se le hace el campo orégano a quienes primero nos crearon la necesidad, y hoy impostando dotes de buena gente,… nos ofrecen la solución.

La llamada justicia, esa que integra uno de los “poderes”, brillantemente se destaca en su distracción, no le va en saga al congreso; es que son los ingredientes podridos del guiso que nos indigesta.

Y… nos lo venden ¡tan caro!... Será que mantener limpio el traje, y actualizada la máscara ¿cuesta caro?, si es así, el “parecer” decentes y honrados les debe costar una fortuna!!!.

Esta olla hede y mal, los ingredientes están pasaditos, pero de la raya, quizás sea hora de lavarla con un viejo limpiador hoy en desuso, ese que con solo dos componentes resulta eficaz, al menos para comenzar a desparasitar, que ya es algo.

Uno de sus ingredientes es la memoria, la otra parte la compone la dignidad, el resto es arremangarse y trabajar.

Tirarle de la cadena a este grande y anquilosado retrete necesita del concurso de todos los que pretendemos no seguir siendo arrastrados a la cloaca.

Es difícil que el chancho silbe,… pero como humanos que somos, no pierdo la esperanza

-Es que la mierda, siempre tuvo su sitio.

2 comentarios:

Taty Cascada dijo...

Siempre me gustó la política, quizás porque mi padre fue un dirigente sindical y lo veía trabajar duro por sus sueños; pero mi padre formó parte de una casta pasada, que nunca se llenó los bolsillos de dinero, al contrario mi padre jamás percibió dinero ni regalías políticas...Hoy, son otros tiempos, los viejos ideales quedaron obsoletos, y tenemos frente a nuestros ojos, seres que se abastecen como depredadores de los supuestos electores, seres que lanzan sus brazos como pulpos en busca de dinero y poder...Es el mundo que vivimos.
Un abrazo.

Dubby 24 dijo...

Me quedo con tus últimas letras "Es difícil que el chancho silbe,… pero como humanos que somos, no pierdo la esperanza" No perdamos la esperanza, seguramente habrá políticos que harán algo diferente a lo que estamos acostumbrados y hasta tengo fe que habrá cambios geniales, no hay que perder la fe.
Buena Vida